miércoles, 26 de enero de 2011

desierto artificial (invierno)


la cocina que tenemos está bien.
no tiene muebles empotrados en las paredes
pero las cosas que más utilizamos
las ponemos en una mesa que construimos nosotros.

hace un rato me di cuenta que me gusta pasar el rato ahí
cocinando para nosotros,
inventando sabores que el buen hambre premia con gusto.
con satisfacción de desiertos amplios,
una que da perspectiva purificadora.

cocinamos juntos.
se vive como un código secreto,
mientras hierve algo o termina de hacerse alguna cosa,
y cada uno hace sus tareas ensimismado en su computadora,
luego de un rato
los dos nos paramos de vez en cuando y a veces nos encontramos frente al fuego
justo cuando hay que dar una vuelta a la olla o hay que agregar alguna especia.

no nos preocupamos mucho en salir de fiesta este invierno.
esta ciudad tiene oferta de fiesta cada día
es por eso.
suena raro pero es así, uno no se angustia de que se va a perder de ver algún músico que le interesa,
quizás después si, cuando lees que estuvo muy bien, pero igual,
este es un tiempo dedicado a desarrollar nuestros proyectos,
pararse a pensar en esa perspectiva purificadora,
esos desiertos amplios,
que aquí no hay mucho.

por eso nos gusta vivir a dos calles de ese desierto artificial,
ex-aeropuerto hoy parque de perros y aves.
expande la mente, abre los poros, muestra el lado amable del caos.

2 comentarios:

Rosaura dijo...

Ok muy bueno... tu vida , tu pensamiento , tu sentir....

JulioLUGON dijo...

Gracias Rosaura !