martes, 20 de noviembre de 2007

Por Parques

alguna vez has sentido temblar tu cadera izquierda sin ningun motivo aparente?
pensando que quizas es el vibrador del telefono
que quizas sientes que alguien llama
y cual es el sentido de querer estar solo¿
que, por el hecho de poder sentir esa angustia de que si llamará o no?
de sentirse enamorado siempre
un amor continuo, pero no especifico.
no hay luz cuando no estás
y esta casa simplemente no es un hogar
cuando ella se va.
se que lo hago a posta
se que lo hago adrede
pero me encanta
me siento vivo
vivrante
siento esa necesidad de brillar
de vibrar
quiza deba transformar esa energía en el trabajo productivo
para dar paso a los paseos evolutivos por el parque.
es decir, pasear muchas veces por parques.

alguna vez has visto por la mañana que en tu ceja ha crecido una
hacia arriba
por qué será?

alguna vez has dejado pasar el significado de una palabra que era en otro idioma?
a mi me ha pasado tres veces esta semana
en distintas situaciones
distintos días
distintas responsabilidades
distintas decisiones por dejar pasar

el hecho de ser conciente en adecuada medida
de que lo que haces es porque Tú quieres hacerlo
y nada más.
No hay nada detrás
No hay nada escondido

Sabes que juegas con las repeticiones
Y no es tanto, descripcion.

el juego de la redonda

y olvidarte de lo que has dicho hace un rato
por rigor
por principio.

Al principio no lo sabes del todo.
Pero las memorias se pueden trabajar del otro lado.
De la moneda.
La otra cara a la vida.
La misma que genera esa incertidumbre vibrante de la que hablabamos al principio.

No lo pongo aqui porque me da la gana
lo hago por principios,
pero no los usuales
sino por principios totales
de vision cosmica
de incertidumbre universal
sin sentirse incomodo,
empezó a recoger la mesa. Los cubiertos cubiertos de nutela los puso todos juntos en un plato.
Recorrió el corredor principal de la casa hasta llegar a la cocina y vió que las paredes blancas resplandecían un poco, pero sin mucho alboroto, en realidad
sin darle mucha importancia regresó al comedor y ya no estaba ahí. el comedor.
Ya ni siqiuera estaba en su casa, tenía un arbol al frente y el mar detrás.
Supuso que soñaba, caminó.
Una taza de chocolate caliente en su mano se desparramó. Y alguien, no él, gritó.
No frenó la caminata, por un bosque muy regular, común, nada especial. Hermozo.
El grito se paró al frente de él, y por fin el paró tambien.
El grito no llevaba ropa.
Y desapareció dando lugar a un susurro hermozo acompañado por un baile conversatorio que prevenía un accidente.
no ir por ahí, hay una guerra sangrienta llevandose a cabo, es muy peligroso.
miró hacia otro lado, y cuando regresó la mirada hacia el susurro, vió que se vestía, y decía
acompañame por favor, necesito tu ayuda.

Desde ese episodio no he vuelto a recoger mesas,
ni comer nutela, ni fumar cigarros.
Porque las paredes mojadas de la cocina, que fueron la causa de la descarga electrica que recibí en el brazo me hicieron dar cuenta de que quiza, posiblemente no todo esté tan podrido como pensamos.

hasta mañana sigo esperando que ese día llegue.

08julio2007

No hay comentarios: