martes, 20 de noviembre de 2007

LiZFE

Bueno, y si voy a hablar de cuando uno se siente increiblemente miserable, tambien debería hablar de cuando uno se siente bien.
Cuando uno siente que a hecho lo correcto en el día,
no angustias, no reproches, no arrepentimientos.
Cero dudas, ya no hay tiempo para eso.
Nos habíamos propuesto construir castillos en el cielo.
Así que ahora no hay marcha atrás.
Esperar el momento adecuado( inna good timing)
Y correr lo mas rapido para conseguir estar lo mas cerca posible.
No hay cábalas. Hay solo un plan. El plan maestro.
El mas abstracto y a la vez el mas sencillo.
El plan de la causa. La sinceridad. Y el lujo de pasarlo bien.
No hay depresiones que valgan.
Si no es una, será LA otra. Una detrás de otra. Hasta encontrarla.
Fin.
Fin de la noche. Cuando aprenderemos a estar en paz con nosotros.
Cuando aprenderemos a escribir bien.
Eso de seguir ordenes nunca ha sido lo mío.
Solamente cuando lo requiere netamente (limpiamente) la situación.
Aparte, no hay opcion a duda. Ya lo dijimos.
Sé Agua, mi amigo. Fluye con el instante.
Nada es absurdo si lo construyes bien.
Nada es descarado si lo sustentas.
Nada es tirado de los pelos cuando no piensas en los pelos.
Nada es absurdo.
Si lo piensas bien, la noche ya pasó. Y se fué tambien.
Ya no regresa y es mejor así.
No se lee en esta habitacion, como se debería.
Pero, quien dice que está mal.
Ella tambien se quiere divertir, así es que no la defraudes. No la estires como masa. No es maza.
Aunque la maza es una.
No hay error en la canción.
No se permiten los errores porque, no existen.
Y al revéz.
Dame el disco.
Yo lo pongo.
Dime que canción te gusta.
Y, que quisieras tomar.

26jun2007

No hay comentarios: